Las agujetas: qué son y cómo se quitan 💥

¡Feliz lunes!

Hoy toca un nuevo post de nuestros monitores, en esta ocasión de la mano de Rebeca. Nos va a hablar de algo que nos ha ocurrido a todos en algún momento, sobre todo cuando empezamos a hacer deporte o cuando volvemos a entrenar después de un período de descanso o vacaciones, las famosas agujetas. ⚡ ¿Quién no las ha sufrido?

Bien, si te apetece aprender un poco más sobre ellas y cómo aliviarlas, sigue leyendo… Cuéntanos, cómo siempre, qué te ha parecido en los comentarios y compártelo con nosotros en Instagram (@studiopilatesjyr). 📷 ¡Un saludo!

Todos en algún momento hemos tenido agujetas. Después de hacer ejercicio te levantas, y ahí están, aparecen cuando menos te las esperas, sientes las piernas, el abdomen o los brazos doloridos. Caminas como un robot y los brazos te pesan. Las agujetas nos hacen sentir como si tuvieras cientos de agujas dentro.

Ocurren el día que el entrenamiento ha sido más elevado al que estamos acostumbrados, por ser de alta intensidad,  movimientos repetitivos con ejercicios excéntricos. Y entonces aparecen micro roturas en el músculo que producen ese molesto dolor. Es un proceso normal de adaptación de nuestro cuerpo que sirve para aumentar el tono y la masa muscular.

Las agujetas aparecerán a las 24 o 48 horas de haber realizado el entrenamiento y desaparecerán solas, entre 2 y 6 días, es un proceso normal y temporal.

Para prevenirlas es recomendable calentar bien, realizar el ejercicio de manera progresiva y al acabar estirar.

Si nos han salido las temidas agujetas una manera de sobrellevarlas es seguir estos 5 consejos:

-Buena hidratación: somos un 70% agua, y qué mejor que el agua para reparar esa musculatura. ¡ Olvídate del agua con azúcar, solo es un mito!!

-Buena alimentación: alta en proteínas y aminoácidos que repararan las fibras musculares.

-Masajear la zona: puede aliviar la molestia. El masaje hace que aumente el flujo sanguíneo del músculo para que se repare más deprisa.

-Seguir entrenando: ¡¡sí, estas leyendo bien!! Realizar el mismo ejercicio que nos causó las agujetas nos ayudará a bombear la sangre, eliminar las toxinas y reparar el músculo, eso sí con menor intensidad, mas suave, más despacio y menor número de repeticiones.

-Estirar: los estiramientos no te van a curar, pero aumenta el flujo sanguineo y evita que el musculo se agarrote.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *